Dígales adiós a las aplicaciones basura en su móvil

¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Gracias a la capacidad de instalar aplicaciones de desarrolladores independientes, los teléfonos inteligentes se han transformado en herramientas que facilitan casi cualquier labor. Los usuarios ahora pueden desde hacer mercado o pedir un taxi, hasta realizar mediciones, ver videos o pedir citas médicas.

Sin embargo, esta posibilidad también es explotada por algunos delincuentes que crean aplicaciones llamativas o falsifican algunas reconocidas, para realizar funciones maliciosas sin que el usuario lo sepa. Hay algunas que espían los datos privados del usuario para robar contraseñas o para venderlos a empresas de publicidad en línea.

A estas se suman aplicaciones de desarrolladores establecidos y honestos que, lastimosamente, son malas: no hacen lo que prometen o utilizan tecnologías que consumen muchos recursos del sistema, por lo que los teléfonos y tabletas terminan lentos. Estas también son una plaga.

Por suerte, existen algunos trucos, que le ayudarán a evitar esas aplicaciones que solo le llenarán la cabeza de canas. Estas son:

Solo descargue aplicaciones de las tiendas oficiales

Si bien es cierto que existe la posibilidad de que se ‘cuelen’ aplicaciones maliciosas en las tiendas oficiales de las principales marcas -como Play Store de Google o AppStore de Apple-, estas suelen ser retiradas tan pronto como los usuarios afectados las reportan, por lo que se reduce el riesgo de tener problemas. Esto no sucede con servicios de dudosa procedencia.

Mire comentarios de otros usuarios

Tómese un minuto a leer los comentarios que dejan quienes ya han usado la aplicación. Así podrá saber si vale la pena descargarla y consumir valiosos recursos de su teléfono, independientemente de que sea falsa (también hay aplicaciones ‘originales’ que son muy malas o que no cumplen con sus promesas).

Busque evaluaciones

Si la aplicación puede ocasionarle daños a su teléfono, seguramente ya existen advertencias en internet. Solo debe utilizar cualquier buscador –como Google o Yahoo– para buscar el nombre de la app y conocer la opinión de algún experto.

Lea las descripciones de las aplicaciones

Dude de aquellas aplicaciones que tengan errores evidentes de diseño, de redacción o de ortografía. Recuerde que los desarrolladores serios son muy detallistas y no cometerían errores en el producto que les dará de comer. Una mala descripción es otra señal de alerta.

Vea el número de descargas y su valoración

Nada como ver cuál es la percepción de quienes ya utilizan determinada herramienta. Una aplicación con miles de descargas o que tiene una buena valoración de gran cantidad de personas suele estar respaldada por la comunidad.

Visite el sitio web del desarrollador

Antes de descargar cualquier aplicación, haga una pequeña pesquisa de su creador: ¿qué otras aplicaciones promociona? ¿en qué país queda su sede? ¿es reconocido o es su primer desarrollo? ¿cuáles son sus redes sociales y qué tipo de comentarios realiza? Si le causa desconfianza alguno de esos puntos, mejor busque otras alternativas.

También puede interesarle


¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!