Intel: con los ojos en las pantallas

¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Un día después de anunciar la décima generación de sus procesadores Intel Core en el Computex 2019, que se realiza en Taipei (Taiwan), Intel presentó algunos de las propuestas de diseño para los nuevos equipos de sus socios de negocios. Estos proyectos podrían materializarse en los próximos uno o dos años.

En este caso, el espectáculo se lo robó un equipo que tiene el nombre código ‘Honeycomb Glacier’, el cual está dirigido a jugadores y creadores de contenidos audiovisuales. Este prototipo cuenta con una pantalla adicional, arriba del teclado físico, para permitir que los usuarios puedan visualizar aplicaciones sin tener que ocupar el monitor principal.

La pantalla principal tiene 15,6 pulgadas y una resolución de 1080p, mientras que el panel secundario cuenta con 12,3 pulgadas y resolución de 1920 x 720. La idea es complementar a las actividades principales, antes que distraer. Entonces, por ejemplo, la persona podría contar con un acceso directo a sus redes sociales o a herramientas particulares de los juegos, sin tener que sobreponer incómodas ventanas.

De acuerdo con la compañía, estaría trabajando con diversos fabricantes para hacer realidad esta propuesta en los próximos meses, la cual estaría basada en procesadores de la familia Intel Core de novena generación. Adicionalmente, ya integrarían conectividad Wi-Fi 6, que mejora el rendimiento con redes inalámbricas.

Junto a este equipo, Intel también mostró un prototipo llamado Mohawk River, compuesto por un portátil que:

Siempre está listo y se adapta a los usuarios.
Utiliza sensores para determinar la presencia de un humano cerca a él. Esto incluye cámaras de 180 grados, pantallas secundarias exteriores e identificación de voz.
Trabaja de manera eficiente para obtener información relevante y mantenerse conectado incluso con la tapa cerrada.
Mejora reuniones con videoconferencias en 360 grados.


¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!